último_beso_europa_tarifa_paisaje
El último beso de Europa (Alejandro Sidonia)

El Último Beso de Europa

Vuelve a él sus ojos, y con la diestra un cuerno tiene, la otra al dorso impuesta está; trémulas ondulan con la brisa sus ropas

Ovidio, Las Metamorfosis

Acerca de una maquetación un poco extraña:
Este libro no ha sido escrito, sino grabado, nació andando. Posteriormente copié las grabaciones y me quedé mirando mis palabras caídas del aire al papel. Eran las mismas pero también otra cosa. Las grabaciones habían guardado la riqueza rítmica y melódica de mi voz, y todas las circunstancias que vieron nacer los versos, y que eran, en fin, la sal de aquel viaje y mi escritura. En el papel se veían solo las palabras. Me pareció que el cuerpo de tinta que les había dado era algo extraño, un estándar tomado en préstamo y no un cuerpo pensado y concebido específicamente para ellas. Pensé que la tipografía tenía que ser un soporte más personal, más en sintonía con el espíritu de cada palabra, que todos los elementos gráficos tenían que amoldarse al mensaje. Maqueté el texto de otra forma, y utilicé métrica y puntuación para guardar en el papel el «swing» propio del la oralidad, intentando devolver a los versos parte de su naturaleza originaria.

ÍNDICE mostrar

 

el mundo se acaba donde llegan mis ojos
. mis pasos lo hacen más grande

Viaje | Campo de Gibraltar


plata,
nochellena
lunaleche
Océano Levante y yo

Cuna | Verano 2015 Costa de la Luz

Desnuda, a orilla del Atlántico
querida, agua de vida
Europa me ofrece su boca
: mira viajero, escúchame, libas de mí,
¿no sientes este movimiento absoluto
este serpentear de extensiones alrededor tuya?
es la tierra, despierta y despacio
late, por dentro
una grieta en la piel del espacio y del tiempo
y desde, este punto
de extremas densidades geográficas
lugar, de unidad perfecta
las distancias surgen ,
, lentas, solemnes, grandiosas
y como latidos, como pulsar de medusas
ensanchan sus espirales hacia el mundo
hacia la amplia nobleza de este horizonte:
mira viajero, escúchame
es África
África que viene a reclamar
derecho de amor sobre Europa la Bella
es África la Grande que viene
para mi ultimo beso
es el Estrecho
un cruce clavado en el corazón del mundo
elEstrechoelEstrecho¡elEstrecho!

Europa | 15 Junio de tarde, Tarifa,
miro al Jebel Musa, hay Poniente fuerte

susurrando a mis labios

 acariciándome

 

 

 

 

 

a viva voz

 

ya es viejo el Sol de Andalucía
y más no muerde, en esta tarde
como de leche tibia el aire
al horizonte, nubes azul de agua rezan
la cabeza de Cabo Spartel
, y Marruecos adormecen

, se rompe, el vidrio blanco de las olas
con sonido de cristal fino:
como adolescente rendido
a la pasión de su primera noche
el Océano se ríe .
de vastedades que nunca acaban

poco después, de vuelta al pueblo

cruda belleza, una hora desnuda extiende
llena de horizonte y Poniente
arena yopiel
el Sol vierte pasión animal
en mi cuerpo invadido por el verano.
el Océano late fuerte, verde
. como el corazón de un hombre

Hora desnuda | 11 septiembre 2008, Playa de los Lances

el agua sale de la mar
su forma se hace despacio
bajo el Viento de Oeste, sale
el agua sale, de la mar sale
como un sueño de sal, blanco y perfecto
como sólo nace un sonido
, sobre la orilla toma forma
toma forma el agua
como el tiempo, cayendo en la arena
un movimiento puro, sin edad
el del agua
el agua que sale
de la mar sale
y despacio es, tomando forma
una mujer desnuda
tu cuerpo que sale,
de la mar sale

Agua | Septiembre 2015, Tarifa, ella vuelve de nadar

despacio, a media voz, cadencia como de nana

el tiempo se cae
a través de las eras, miro
el pasado custodiado en mi carne:
dormido en la tierra
el equilibrio del cosmos dispone
juego quiere, que vida brote
desde un planeta que ardía cual estrella
, el tiempo es eternidad:
un millón de años es ningún sentido humano
y no obstante es yo, carne
memoria de aquel primer latido
vida que nace en un vientre de agua
la mar en el vientre de mi madre
yo. aquí. ahora.
tú, leyendo
naciendo desde la misma agua.
el eterno es ahora

Memoria de la carne | noche, Ensenada de Bolonia, vuelvo de nadar, no hay luna, Levante calla

fue así,
sencillo.
había algo animal
Océano golpeaba fuerte
y la Noche la ¡Noche!
, salí del agua riendo
ella me esperaba a la orilla,
me secó, se desnudó tranquila
se tumbó en la arena con las piernas abiertas
y sonriendo me tiró hacia ella.
caí en algo que ,
no sé si era morirnos o nacer
sólo sé que nuestra carne tenía un alma suya
que lo que hacíamos juntos tenía su propia sed
su voluntad, su propia sustancia,
que el orgasmo de aquella noche
era origen o término de algo
más grande que nosotros

Noche de Julio | 2014 Zahara de los Atunes

noche interminable

Océano

plenitud

de una marea alta hasta tocar

el cielo

desborda la tierra y cae
con estruendo de humo
en la soledad de la llanura ,

, desde el horizonte
nocturno violento de África,
nubes grandes, lentas,
cargadas de Maltiempo bajan,
hacia la sierra
como criaturas de un mundo ajeno.
el cielo muerde,
no siento nada,
mi alma abierta y muda queda
, inconsciente,
llena sólo de espacios ,

algo hay algo
suspendido en el cielo
algo nuevo y grande
recién nacido
reteniendo el respiro
allí, en lo alto
donde solo hay
. el desvelarse mudo del misterio
infinitamente humano, real, vivido,
los llanos se pierden
a través de un punto imposible:
esta noche es una caída eterna
hacia el corazón del tiempo:

como caballos de cristal
las estrellas dibujan el cielo de leyendas
caen, como hombres golpeados por la muerte
las inmensidades del futuro y del pasado
el fuego que arde en este presente sin término
las antigüedades legendarias, hundidas
en los hilos de un día común:
de pronto nacen entre las nubes
Perseo, Orión, la herencia nómada
leyenda ancestral del cazador

¡cuán denso es el tiempo!
¡cuánta historia humana!
¡cuántas edades del mundo!

mi carne tiembla del mismo sonido
seres brotando por la mar del tiempo
en la noche de mi cuerpo guarda
la vida su código, secreto y líquido

canta el viento
de la nocturna, audacia de la tierra canta
distancias que surgen sin tregua en mí,
como el manantial de un centro puro y perfecto
origen de un solo movimiento, constante y átono
como si de repente la tierra
y sus infinitas cantidades
tomasen forma, dirección,
líneas y puntos geométricos
que construyen hoy mi paisaje
la cara inmensa y terrible de España.

nada hay de miedo al divisarse Muerte
nuestros pasos son hacia Ella
apostemos todo ¡todo!
la inmortalidad se alcanza naciendo.
eterna, cumbre de vida
inmenso cruce y sin forma
Muerte furiosa de creación
establece su dominio de amor
, es el misterio del árbol y del tiempo
, de la lluvia en verano
de seres amándose
en lo escondido de tus jardines
esta noche, bajo la bóveda del tiempo
el cielo se acercó para besarme el alma

camino hacia el agua
con lentitud, obsesiva
con fuerza infinita sube
sube el Atlántico y se destruye
en la tierra como fuego blanco

. con calma profunda, madura
el espacio crece
en la noche derrama, la materia y cae
en sí mismo
como un dios mirándose
en el espejo de sus ojos blancos de infinidades,
nubes, Poniente soplando apenas y yo,
todo parece ligero
como si la tierra hubiese robado
levedad al cielo y Tarifa, Blanca Noche
Esposa del Estrecho
Esposa Entre Tierras y Mares
lugar de movimiento
soledad sin tiempo
frontera de Europa.
, el horizonte se acurruca al margen del cielo

Solsticio | 21 Junio 2015
Bajo la Sierra de Fates

se escucha a lo lejos el golpear de las olas, Poniente sopla fuerte

el agua es un día para siempre:
las gaviotas salieron de la mar buscando el cielo
sus nubes quisieron ser blancas
y tu, amiga mía, un misterio tan sencillo
no escuchas mis palabras
solo quieres ser en mi voz
hoy, esta soledad
entre mar y sierra es
, placer de estar conmigo.

Memoria del agua | 11 de abril, Atlanterra, el Atlántico se escucha fuerte

todo muy pausado

el mar llena la tierra de conchas
la Musa de la Sierra duerme,
sobre el pecho de Marruecos respira,
agua y viento,
late Océano, despacio acaricia
las caderas de Europa la Bella
el sonido del agua
es la voz, blanca
del tiempo que cae

, al margen de los días

mujeres mojan la piel al límite del mar

Paisaje con mujeres en bañador | 20 junio, mirador de Tarifa, cocino a pesar del viento

el atardecer, despierta un sueño azul
de todos los azules que hay
entre el día y su ausencia
modulan, despacio,
entre agua y cielo.

gaviotas, viento,
el canto de la mar,
todo se hace líquido
ligero y simple, hermoso.

de repente
el barco del día
vira hacia la noche
y de sangre enciende aguas y cielo
: el Sol consagra el mundo en un instante de oro

Atardecer | 16 junio Tarifa

sale, de la mar sale
mojada de agua sale
Lunallenadelamar
, sale y tiene
reflejos azules:

el Sol se ha muerto

África despierta, sombras del Estrecho

altas las palmeras de este jardín parecen torres

luz de Tanger, reflejos de agua

Cabo Spartel desaparece en la bruma

el faro de Punta Paloma habla a los marineros

hay Levante fuerte
mueve la cola y se acerca la Noche

Plenilunio | 27 Septembre 2015, Acantilado de Punta Oliveros

viento.
altofuerte el sol
vierte su don de luz y fuego.
dejamos el Faro de Camarinal» y el carril riéndo sube al cielo. a la izquierda discurren rocas extrañas, de rojo y negro volcán, parecen vivas y a punto de hablarme. a la derecha las dunas de Bolonia flotan en un mar verde de pinos en movimiento. más allá se abre, el espacio ancho y azul de Océano bajo el perfil de África durmiendo

Paseo con Ella | 16 junio 2015,

desde la cueva sopla el viento
desde la historia sopla el viento
desde el tiempo, del tiempo sopla el viento,

. el silencio es tan amplio, aturde. cada sonido que provoco es más espeso, cargado violento, cae en el aire como una gota de algo más denso. es un movimiento de soledad absoluta,

en la hora más dura del día
cuando el calor es algo ajeno y malo
que seca el alma y enmudece el espíritu
y sólo es, posible
contemplar a una nada
amarilla y violenta velo, aislado
en la lengua húmeda del tiempo
la boca llena de su sabor callado, confusamente
desde lo lento de su extenso oleaje
emerge la imagen de un hombre
de origen legendario
, su voz daba comienzo al mito:
vio lo oculto, desveló lo velado
todas las cosas experimentó,
todo consideró

su palabra vencía el miedo
tenía, grandes manos como estrellas
creaba, y luz poniendo al camino
tenían sus labios paz de vida y muerte.

, sólo hay
un dibujo rojo en la pared
de la cueva y mi ilusión:
paso mi mano sobre las huellas
que el tiempo perdonó al hombre,
esperando pidiendo
ya sin sentido el llanto,
los cobardes no pueden clamar derechos.
esto es lo que me queda
lo que me rodea
cruzar los caminos terrestres
buscando en la selva del tiempo
algo o alguien que sepa
más real que un dios
más fuerte que un ideal humano.

no sabe la sangre y fluye ciega.
instinto hambre deseo
somos lo que la carne pide
lo que siempre fuimos
desde el amanecer del mundo:
la vida quiere muerte para no morirse.
pero de pronto algo
como un destino que nos esperaba
llorando desde el origen,
algo como estas horas negras
en las que vencen odio y miedo
tomó forma bajo el cielo:
la caza terminó.
desapareció la manada.
un hambre nuevo despertó.
otros los nombres
que el hombre pronunció
en las soledades de la tierra:
guerra,
economía,
nación,
el animal humano supo nombrar dios
presidente,
general:
la carne es la misma
de aquellos viejos días
cuando sentábamos juntos
alrededor del fuego
en la dulce oscuridad de la cueva
pero ahora pide más
sin tregua
sin límites
gritando hasta alcanzar la estatura del cielo
¿hasta aniquilarlo todo?
¿hasta el suicidio?

desheredado, solo, febril
enloquecido por su propio poder creador
el ser humano devora
ciego, inerme, luchando contra sí mismo
perdido en el abismo de la mente y de la historia
¿quiénes somos? ¿quién soy?
¿quién eres tú que lees?

desde lo alto de la Sierra del Niño
dos mundos y dos mares
unidos cruzan el tiempo
, escucho un lugar que había sido
pureza estrellada cuerpos
baile alrededor de la hoguera
y ahora, a lo lejos, como un fuego de luz
enfermizo y contagioso
el puerto de Algeciras, el Peñón de Gibraltar
signos violentos del nuevo infierno
un mundo. desesperado de objetos
pero todavía tan humano
desesperadamente humano

Cueva del Bacinete | 22 junio 2015

Las paredes guardan pinturas rojas, herencia de la Edad del Bronce. El eje del conjunto es la imagen de un gigante con manos como estrellas

cierro los ojos a la muerte
y atrás vuelvo, atrás
al corazón desnudo de Europa.
la mar bate y canta
con sonido de cristal, de caracol y sal
un sonido tierno, como lento cantar de estrellas
, en la noche desnuda
llora de amor el Atlántico
llora de alegría, de vida y sueño
y un deseo.
ardiente de pureza
es lo único que tengo en mi corazón
que esta noche lo abarca todo
y es grande,
grande como delfines

Paisaje nocturno con Algeciras al fondo | 22 junio 2015

la inmensa Noche Atlántica es dulce,
gotear de estrellas
un mojar del cielo la tierra
un precipitar continuo de cosas
pesadas de infinito,
la noche nace, crece
desde su centro puro
el latido de la oscuridad dilata
el espacio en caídas de límites y confines
desdibuja el perfil del mundo
todo parece flotar en quietud
y la percepción, de la tierra,
suspendida, en lo infinito,
desvelado, por el cielo de la noche
hace mis pasos largos como montañas
y bailo
bailo en lo negro
en cielos de sombras
en un punto infinito
en el fuego del mundo bailo
sobre el pecho de la noche
¡en Barbate bailo!

En Barbate es Luna nueva | Verano 2015

… el barco en ruina,
la suerte del marinero…

Paisaje de arena | 12 abril, una playa del estrecho

recta
húmeda de luna
nunca termina la vía
atraviesa la noche como un fantasma,
el canto desconocido
de aves nocturnas surge
. desde la nada de la noche,

el horizonte es llanura
negras de montes hambrientos de cielo
el perfil oscuro
de aquellos arboles tiende
figuras de ,
seres de otro mundo
nacidos por esta musa extraña,
la Noche Grande del Campo de Gibraltar.

lejos, inalcanzables,
los faros de un coche abren
grandes ojos en lo oscuro
, luego un punto luminoso
colorido, distante
y ya no sé
¿para Facinas son años,
o pocos kilómetros?

las distancias surgen, lentas,
como un escalofrío en la piel,
dulcemente oscuras,
dulcemente desconocidas.

me doy la vuelta a menudo,
como si algo me persiguiera.
hay una presencia alrededor
no le tengo miedo
sé que es Ella
¡ha vuelto!
Noche ha vuelto para perseguir mi sueño:
cuando Luna crece
y se abre como el ojo de un gato
o víbora del cielo
¡lo sé!
no puedo dormir
es un sueño despierto
adolai orumai agò:
esta noche puedo inventar signos nuevos.

Luna dulce Luna, pálida ligera Luna
Redondobella Blancaluna
ruidos a veces ruidos,
de repente
desconocidos ruidos
y la imaginación crea
une y crece recorridos nuevos,
y todo puede ser
aquel sonido
¿aquel sonido?
¿ quién esconde la sombra,
qué más allá de la esquina?

¡viaje viaje viaje!
viaje solitario
apuestacruce
miedolibertad
dolorbelleza.

cubre la Luna
una nube como musa espectral,
ahora ¡sí! la oscuridad es rara
y en mi despierta un sonido blanco.
¡auuu!
mi ladrar de perro se desliza en los valles,
los montes contestan ecos entre brumas,
la vía sigue
bajando ligera, y sé,
hacia la mar:
el sonido, azul de un río se escucha
y ya la calle es puente, la noche grande
vivo el deseo
al horizonte el viaje,

Paseo hacia Facinas | 22 junio noche


el viento se ha callado

 

 

 

 

 

gritando casi

   

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 
 
  
canturreando

 

 cantando

 

 
 
 
 
 
  

 
 
 
gritando casi

Noche domingo y lluvia
, han vaciado las calles
queda solo Poniente
sopla fuerte entre el costado del pueblo
el silencio se vuelve carne
de textura cálida,
espesa de sueños,
un paseante es un espíritu vago
su pisada, ligera se pierde,
en la nada,

Océano canta al cielo su nana de espuma
feliz yo
como si no fuera yo
sino ilusión, unos pasos
la imagen de un recuerdo
algo precioso que desaparece
ligero y despacio como un sueño

calla un instante el viento
y el pueblo vacío es cuna
joven la noche parece un fantasma
, el tiempo se adormece
un gato blanco de cola negra
y negra mancha en la cabeza
en tinieblas de cielo
ladra un perro, nace un eco
,

Paisaje de Mar e Invierno | Zahara de los Atunes

todo en voz baja, la gente duerme, son más de las doce…

 

 

 

 

 

 

 

 
una hora despúes

como una droga que sopla
desde la piel al alma
Levante ¡Levante!
¡llevate mi alma!
¡arrastra mi carne!
allí, donde la noche nunca acaba
donde nunca se espera
y todo, todo se puede
¿oyes este ladrido?
¿lo oyes?
¿este aullar como de lobo?
soy yo con mi locura
bailando mientras el viento azota el pueblo
se ríe de todo y nada lo detiene
¿qué haces?
¡no cierres la puerta!
contra él nada puedes
nada podéis
para que no hunda nuestra boca
en esta locura de fuego
esta alegría que lo permite todo ¡todo!
todo lo permite este viento del fin del mundo
cálido como aliento de bestia
más fuerte que la muerte
enfermo de vida estoy
enfermo de Levante

Noche de Levante | Tarifa, cada vez que Levante sopla fuerte

gritando a lo loco

la baja marea vacía el espacio,
la playa se convierte en un llano infinito
denso, abierto, luminoso,
todo lo cubre la materia espesa del silencio.
yazgo en lugar del agua
que mueve sus colas y acuna
en el cielo mojado de luz viva
se entremezclan azules que nunca
. había vivido

De camino a Punta Paloma | 18 Junio

vuelvo a desnudar mi carne sobre la cueva,
sentado escucho,
sonidos desconocidos surgen
desde la mar verde alrededor

retrocedo hacia un momento
primitivo lugar de realidad más intensa.
oigo cada sonido,
mi cuerpo estremece respirando.
los colores del atardecer modulan la bruma.
hay una percepción clara y dolorida
al pulsar líquido de mi sangre
constante y ritmado late
mi corazón como olas repite
mi carne un movimiento más ancho
más grande más hondo.

canto y la vista ensancha
el arco de la voz entre los valles
y el perfil familiar
del Bartolomé, ¡de la Plata!
sale Venus y toma fuerza Luna Creciente
es el cielo,
se inclina sobre el eje nocturno.
vuelan vencejos,
tienen miedo a entrar,
luego se acostumbran,
se acercan,
un ser humano ha vuelto.

la cueva está viva.
una mujer preñada de vida,
un dios de cuernos y ciervos como dioses:
signos rojos
lugares de la herencia
donde el cuerpo resuena del mundo.

a lo lejos
la raya luminosa de la N-340
es una cicatriz en el paisaje,
ahora es de noche:
el canto eco
la tierra queda
memoria de mi voz,
en la oscuridad de la cueva repito, ademanes de la edad del bronce.
duermen en mi lengua
lugares a la frontera de la memoria.
sopla fuerte Poniente,
y lleva la mar en las Cuevas de las Palomas.
luz de Luna cuelayentra en el abrigo.
es como nadar en su leche tibia,
allí, en lo alto, entre el aire mojada por su luz,
entre el blanco la soledad y el silencio nado, entre la sangre de mis antepasados nado.
mi boca se abre para despertar los signos,
mensajes desde la piel de la historia:
el tiempo y el viento
la lluvia de los días
borraron mucho
pero algo, fuerte como la vida resiste:
el canto del ser humano,
un canto teñido de esperanza

Noche al raso en las Cuevas de las Palomas | 22 y 23 junio

el viento se estremece en el bosque.
altofuerte Sol y Levante seca el aire.
Todos los seres matan y viven

el día después, dejando las cuevas

beben el cielo y cantan la mar
es azúl la voz de las gaviotas

Gaviotas | Siempre, todos los mares

entre Retín y Plata
buscando el agua
buscando la mar, el mar ¡la mar!
de leche es el carril
fuerte la luna
y blancoredonda como un bizcocho
llena será, dentro de unos días
. juegan el cielo nube y estrella
ligero, Poniente me acompaña
valles tengo
alrededor y la voz, serena del ganado
y la noche y el viaje
y esta soledad tierna tibia profunda
esta libertad de oro
como cuando uno se enamora,
pasan las horas y Zahara aparece
oasis blanco espera
al fin de un largo
. día de camino

De camino a Zahara | entre 23 y 24 junio, Parque Eólico de Tahivilla


llego a los pueblos de noche como un sueño
y hablo como un eco, un recuerdo
ya no me pertenezco
mi palabra nace fuera de mi boca
es tuya, la voz que en mí
. canta nacimientos

De camino a Conil | 6 Abril

hay perros ladrando desde los jardines, un coche ruidea de vez en cuando

en Barbate,
cuando la noche es más oscura,
cuando la noche es negra
sobre todo si Levante calla
él sale
sale de su guarida
de un pozo cerca de la escollera
donde la mar
recoge huesos de marineros.
se escucha entonces
ruido de cadenas barrer las calles
y un mugido como demonio o bestia.
la gente huye a casa.
nadie se asoma a las ventanas,
todos reconocen este sonido
todos saben todos temen
el Hombre de las Cadenas

El Hombre de las Cadenas | Agosto 2015 Barbate

Es una libre interpretación de un cuento que recogí en Barbate. Hasta hace unas décadas, en las noches de trabajo más delicado, los traficantes del pueblo enviaban por las calles un hombre haciendo ruidos con unas cadenas, para que la gente se asustara y volviera a casa, o bien, para dar una señal de que eran noches donde mejor era ni ver ni saber. Los informantes añadieron que cerca de la playa había una casa en ruinas utilizada por los traficantes. En aquel tiempo todo el pueblo se creía que la vieja casa era poseída por fantasmas. Lo que pasaba era que siempre había alguien custodiando el sitio y al acercarse gente hacía ruidos o emitía sonidos raros, para que los curiosos se asustaran y el miedo a los espíritus guardase la tranquilidad necesaria.

¿de dónde vienes?
¡ay! ¡que no lo se!
demasiadas vueltas da el mundo y yo
. me pierdo las direcciones.

mi padre se lo llevó un pájaro
mi madre se casó con un pez
nací yo
con una pierna en el aire, y una en el agua
un día mar y viento tiraron tan fuerte
que en dos se me partió el pecho
y el corazón se me cayò en un pozo
así que cuando quiero saber quién soy
tengo que beber mucho.

mi barco lo hice con una cascara de nuez
¿y qué?
es el agua la que hace al buen marinero
con dos habichuelas
y una copa de vino
llegué a Bilbao.

sin brújula ni mapa navego yo
el mundo lo tengo en el corazón
me basta escucharlo
para conocer mi camino.

Atuorretrato como borracho | Conil de la Frontera, febrero 2014

es la noche
noche de San Juan
y España enciende
hogueras al cielo.

queman,
deseos y maldades,
todo se purifica
por un humo denso, largo
que en volutas anchas
sale hacia la noche.

ando a solas por la playa
con el recuerdo del fuego.
había muchachas bonitas
bailando alrededor de las llamas
y música y alegría.

Luna se ha puesto,
densa la oscuridad
y muchas las estrellas,
es el pico de la baja marea,
y la playa ha quedado
ancha y lisa como un espejo:
en la oscuridad no se divisa
dónde acaba la arena y comienza el cielo:
quedo dentro de la noche,
en su misma carne,
camino un llano infinito.

dejo mi canto irse al aire.
ningún papel he quemado
pero con mis ojos
tiré al fuego todo lo que había
quedando así,
limpio y vacío esperando al día nuevo.

la mar cambia de rumbo,
crece como el año que se viene y va,
el agua se come la arena
con lentitud de caracol.
formas escondidas de un deseo
nuevo y solo mío
se desvelan bajo las estrellas:
hoy se ha caído el mundo
o dio vuelta atrás
o se ha tumbado boca arriba a mirar
otro lado del cielo quizás,
el hecho es que algo ha cambiado
y coincidencia quiere que sea,
noche de San Juan
cuando España enciende
hogueras al cielo

Noche de San Juan | Zahara de los Atunes

el Sol vierte su luz y vendimia el cielo,
baja, la marea revela
arena y rocas,
Atlántico desnuda la tierra despacio,
las olas baten y brillan
cuerpos de piedra y luz
paisaje, legendario del Estrecho
la última frontera
el instante de oro
el fin de la tierra los días ¡el cielo!
el Último Beso de Europa
. desde el corazón del mundo

Paisaje costero | 18 Junio almuerzo, Punta Camarinal

el cielo arde.
tiembla el bosque.
el cielo arde,
hasta la sierra tiembla
los hombres doblan la frente,
, es él
¡es él!
llega para arrastrarlo todo
¡sopla Levante sopla!
¡sopla Viento de Viaje!
ábreme los cruces de la tierra
¡sopla sopla!
¡llévate mi alma!
más allá del horizonte de mi vida
en la tierra virgen de un día
. nuevo de Viaje

Levante | Campo de Gibraltar

Alejandro Sidonia

Sediento siempre de novedades, y tan sobrado de imaginaciones extrañas y maliciosas, como falto de juicio y compostura. Con los nervios siempre tensos, el alma continuamente... - Autobiografía -

Comenta