Presentación de Espacio Narrativo, una cascadas de letras amarilla o negra sobre fondo dorado

Presentación

NOTA: querido lector, sabemos de sobra que la presentación debería ir antes de la obra, pero, usted comprenderá, el mundo va del revés, y nosotros le seguimos la onda. Espacio Narrativo navega ligero de sentido y de equipaje en el gran Océano Internet, pero nadie divisa todavía una presentación creíble, hay probabilidades concretas de que nunca llegaremos a un resultado satisfactorio, pero, al final, ¿a quién le importa? Todos sabemos que en literatura las palabras no cuentan.

Espacio Narrativo declina cualquier responsabilidad artística derivada de la lectura del borrador que hay debajo de esta línea perfectamente recta:


ACTOR 2: Perdone usted, ¿Esta aqui Espacio Narrativo?
ACTOR 1: ¡Por fin has llegado! ¡Vámonos!, ¡dete prisa!, ¡y pon las tildes joder!
ACTOR 2: Perdona hombre es que…

Y… redoble de tambores… ráfagas de trompetas… gritos y chillidos por todas partes, alguien tira un par de manzanas al escenario hasta que, por fin o por desgracia, se:

¡LEVANTA EL TELÓN!

ACTOR 2 (mirándo alrededor): Mhh… Interesante
ACTOR 1 (mirándo

ACTOR 2: Bueno, ¿y qué?
ACTOR 1: Nada hermano, habrá que comenzar con buena educación:

Bienvenida, si no te gustan los rodeos sáltatela que no pasa nada
Joven mujer, viejo señor, viudas y casados; gente seria y ordenada, y quien con cariño busca respuestas en el vino; los de largas noches llorando a oscuras y las que alegre canturrean sin preocuparse mucho. Listillos que la ganan siempre y aquellos que nada le sale bien; borrachas y sobrias de cualquier edad, valientes eternautas que navegáis el océano de la red, amados, odiados, incomprendidos lectores, pesadilla y gran delicia de todo escritor, bienvenidos a Espacio Narrativo, bienvenidas a este Lugar Digital de Creación Literaria. Relájense por favor, y se pongan cómodas, estás páginas son vuestra casa, porque cuando se trata de lectura el protagonista nunca es la trama ni el verso, aún menos los autores, el verdadero protagonista siempre eres tú, lector.

Con devoción, con humildad y mucho cariño, pedimos el placer de complaceros, y aliviar un poco la gran faena de vuestros días con un merecido recreo; nos paguen con generosidad de nuestro esfuerzo, y cual almas nobles y cultivadas, perdonen la torpeza nuestros versos.

Juntos nos adentraremos en los laberintos más insólitos del alma humana, en las barriadas oscuras de la mente más perversa, en el corazón empalagoso de los santos; cogeremos por la mano al asesino infame, a la mujer sin piedad, a aquellos seres que consuman sus noches detrás de los deseos más extraños. Pero prestad atención, aquí no encontrarán inocentes, el héroe que se sacrifica por los demás y él que aplasta los corazones confiados, pecan por el mismo orgullo.

ACTOR 2: Ahora sí que está hecho
ACTOR 1: Hecho y bien, pues, vamos al grano:

¿Qué es Espacio Narrativo? Esto es mejor que no te lo saltes
En literatura el espacio narrativo es el espacio-lugar donde se desarrolla la acción. Si fuese teatro se le llamaría escena, trasladado a la vida real entorno o paisaje. Todas las calles, plazas, cielos, ríos, tiendas y oficinas, o más bien la realidad con sus leyes y sus elementos, se pueden considerar el espacio narrativo del ser humano.

Cuando se sacó la definición de espacio narrativo no había ni ordenadores ni internet. Entre el lector y el escritor había un medio rígido, con un final cierto marcado por un número exacto de páginas: había un libro. El autor tenía una sola posibilidad, podía establecer una sola orden, un solo recorrido, estaba obligado a montar las partes de una sola forma, en definitiva tenía que elegir un solo libro entre los miles posibles… El lector por su lado tenía un recorrido linear, donde solo podía ir adelante o atrás, saltando de vez en cuando alguna parte. Los más atrevidos podían tachar palabras, subrayar frases, añadir una nota, arrancar una página o descolgarlas todas y recomponerlas, pero sin que el autor tuviese noticia alguna de este hecho tan notable: la voluntad del lector de apropiarse del texto, un poco como en la oralidad. Debido a la rigidez del soporte papelero, las alteraciones eran lentas, incómodas y limitadas. Trama, lector, autor, todos estábamos encerrados entre las páginas y el espacio narrativo de la literatura quedaba irremediablemente dividido del espacio narrativo de la vida.

La llegada del digital y de la red lo revolucionó todo. El digital es un soporte líquido, nada rígido, en continuo movimiento, ofrece a la palabra un cuerpo ágil y susceptible de cambiar su forma. Nos permite una interacción más profunda, efectiva y en tiempo real. La obra cobra otro sentido: sus partes se convierten en ladrillos que pueden ser recompuestos por el lector creando recorridos de lectura cada vez nuevos y personales, el escritor está libre de construir todas las tramas posibles en lugar de elegir una entre todas.

Tú lector, y nosotros escritores, podemos colar nuestra realidad en la red, colgar fotos o añadir videos a un cuento y banda sonora a un párrafo, con un clic podemos pasar de libro en libro jugando con mezclar Shakespeare a Cervantes, podemos modificar el texto una y otra vez en tiempo real, a bajo coste y con extrema eficiencia. La tecnología nos da la posibilidad de romper las fronteras: el espacio, el entorno de tu vida se puede fundir con el espacio narrativo del texto, podemos entrelazar la realidad con el mundo de la ficción, la distancia entre el espacio narrativo y el espacio físico del lector se reduce, se acerca, se toca, se mezcla y desvanece. Estamos frente a un mundo nuevo todo por explorar.

Espacio Narrativo no está hecho de papel, no tiene un número predeterminado de páginas, ni una frontera precisa ni un fin establecido: la obra se está realizando mientras que lees, quizás se quedará sin un final posible. Piensa en Espacio Narrativo como una obra de construcción, con palabras en lugar de madera y cemento, donde tres (de momento) escritores y tú que lees y clica, están construyendo un espacio común de creación literaria y lectura creativa. Estás pateando entre escombros, paredes levantadas a medias, escaleras que acaban en la nada, los suelos llenos de trozos de sueños, historias sin acabar, versos que buscan poemas, y personajes que piden a gran voz el final de su propia historia. El lector, convertido en un autor más, será el único en darle un sentido.

Espacio Narrativo explora las consecuencias de la tecnología en el acto primitivo y milenario de contar historias. De momento el aspecto exterior de Espacio Narrativo no es en nada diferente a una revista electrónica: estás leyendo este momento mágico y suspenso de las primeras luces que advierten el alba, un puntito blanco del primer diente desvelado por el comienzo de una sonrisa, el primer soplido de aire que sale de una botella de cerveza al levantar el tapón, en fin, estás leyendo el comienzo.

Poco a poco Espacio Narrativo se llenará de elementos, estos elementos se conectarán de una forma progresivamente más profunda, su cuerpo, ahora un tanto clásico, se convertirá en una herramienta de lectura, en una interfaz para que lectores y autores puedan explorar las muchas posibilidades que ofrece la escritura/lectura hipertextual.

ACTOR 1: ¡Bien dicho! A mí me ha gustado, y mucho
ACTOR 2: Bueno, a mí me parece que aquí van de culturetas, seguro que llevan camisa
ACTOR 1: ¿Esta gente?, ¿camisa?
ACTOR 2: Pues sí, me imagino que sí
ACTOR 1: Pero, ¿sabes quiénes son los autores?
ACTOR 2: Ni idea, y tampoco me interesa, yo con que cobre la función me vale.
ACTOR 1: Ya te veo, pero, ¿si alguien te lo pregunta?
ACTOR 2: Yo le respondo:


Ahí están los Autores, y que el Diablo os salve

DIABLO: ¿Alguien me busca?

Total, esto es lo que hay

 

Espacio Narrativo

pateando entre escombros, paredes levantadas a medias, escaleras que acaban en la nada, los suelos llenos de trozos de sueños, historias sin acabar, versos que buscan poemas, y personajes que piden a - Presentación -

Comenta