Una madre con un recién nacido en los brazos mira fijamente en la camara mientras el bebé parece absorto a los sonidos que lo rodean en un esfuerzo de aprender el lenguaje y el código de los sentidos

Lenguaje

en mi boca inconsciente de niño
caen tus palabras como semillas:
canto,
lo que habita en mí
lo que escucho, que escuché
en el continuo abrirse
al mundo de mis sentidos,

Levante

¡sopla Levante sopla!
¡sopla Viento de Viaje!
ábreme los cruces de la tierra
¡sopla sopla!
¡llévate mi alma!
más allá del horizonte de mi vida

Cante del mal hondo

cada uno sentado en el silencio
de su propia alma perdiéndose
en el abismo de tu voz, que arrastra
de sus carnes seres silenciosos,
habitan lugares del alma
donde nunca hay luz
, no saca el demonio de ti

Biografía de Sibilla Aleramo

Sibilla Aleramo fue una de las voces más originales de la poesía Italiana del siglo XX, difícil de encasillar, ha vuelto a la atención del público como símbolo de la lucha feminista. Pero su experiencia poética y su...

¿Qué es un escritor?

Como cada mente traviesa, y tienes que serlo si estás por aquí, te lo habrás preguntado una y otra vez: ¿Qué es un escritor? Después de haber indagado con la poca vergüenza de siempre las tripas del lector, los...

Primer plano de una Pupila dilatada para una noche de MDMA en Berlín

Una noche de MDMA en Berlín

Me muestra como hacerlo. Un sabor amargacido es todo lo que siento. ¿Cómo será? Salimos del servicio. La cerveza se ha acabado. Lleno el botellín de agua. Es lo único que beberé en toda la noche: quiero guardar las...

uN día ese Hombre se fue al Diablo

por eso eligió buscar al viejo maldito, al primer rebelde, aquel gran anarquista imaginero compañero de tantos hombres ilustres. el tema de trocar su alma no le daba miedo, esta es la vida, se decía tocándose el hombro

El Diablo y Cristo en el desierto

el Diablo le apoya las manos en los hombros, lo mira a los ojos. hermano Jesús, sé que no puedo tentarte, ni lo necesito, cuando estarás, ahí, tu carne clavada en la madera, por un largo momento tomarás sobre ti los...

Mujer de Agua

Un río no es la mar. Eso piensa el chico mientras abre una lata de atún y llena un bollo de pan. Está sentado en un banco en la parada del ferry. El ferry ya se acerca. El sol está alto, fuerte, la mar se despereza...

Con la cabeza del revés

Esto era un arriero, que tenía un burro. Y todos los días iba al monte por una carguita de leña de pinos para guisar, para cocer el pan. Y siempre por el camino iba comiendo piñones. Pero un día se le cayó un piñon. ¿Y...

Franco y la Gitana

Esto era Franco y una Gitana y le dijo Franco a la gitana que le tenía que echar una maldición, y la Gitana decía: –¡Hombre!, ¿cómo quiere usté? ¡Con lo buen jefe de Estao que es usté y lo que le quiero…!, ¡cómo le voy...

Tres manos que se estrechan, como ahuyentando al miedo

Miedo

Mi casa es chiquita y acogedora. Es luminosa, pero sin mucho sol directo, característica que se aprecia mucho durante el largo Verano Andaluz, cuando el Sol muerde con violencia y solo se pide piedad de agua y sombra

Sombra

densa, liquida, la Luz se come el espacio en una ceguera de fuego. el calor acecha ciega desdibuja, todo pierde limites, de los perfiles solo queda el candor de una soledad de llamas, la pureza de este blanco que crece...

Justicia

El agua inundó al pueblo de Ribadelago. Murieron 144 personas. Se conocen los apellidos de quienes fueron reconocidos culpables y luego absueltos. Los muertos sirvieron de pasto a las truchas. Derramar la sangre del...