Chase, de Eric Vondy

En gloria eterna

el mármol, inquieto escancía
lágrimas perfectas y puras,
la gloria camina, en silencio
la cabeza orgullosa
vencida por la Muerte
pura, noble, celebrada grandeza
consciencia amarga del olvido
nombres ilustres
que fueron hombres duermen
bajo la sombra de las estatuas
la carne ya larva, mosca, finísimo polvo,
la memoria intentaba una victoria de piedra
pero los milenios crecen, sin prisas, invencibles
contra el sueño inútil del eterno.

en este lugar de espectros
donde seres humanos
caen de rodillas frente a dios
el toque mortal del tiempo
es más fuerte que el terror humano,
dobla la esperanza la muerte
cuando abre sus ojos
y la memoria devora en el abismo de los días

pálido, mortal,
el mármol se enfrenta a un destino negado
polvo, de un lugar ya más allá de la ruina:
el eterno es real
emerger del transcurso
en un pasado nuevo:
es presente
va más allá de la posesión
de la memoria humana

2007 Florencia, Basílica de Santa Croce

De: un día común

 

Espacio Narrativo

pateando entre escombros, paredes levantadas a medias, escaleras que acaban en la nada, los suelos llenos de trozos de sueños, historias sin acabar, versos que buscan poemas, y personajes que piden a - Presentación -

Comenta