Chase, de Eric Vondy

Arena

los cuerpos celestes
de los adolescientes saltan
. entre la mar y el cielo. 

miro, recuerdo todo, vuelvo a vivír

caí, 
también yo en la arena blanca
y como tú no pude, sentir
el sabor de sus besos:

quemaban la boca, mucho quemaban
solo sentía arderme por dentro
más grande, más fuerte que fuego
más alto, más ligero que cielo

Atardecer, Tarifa, 6 de septiembre 1994 

Gabi

Mis pensamientos son como humo, se van al mínimo movimiento de aire. Voluble, como la mar cambio de rumbo cada seis horas, mis sentimientos se manifiestan de pronto y sin engaño. Vivo perdidamente... - Autobiografía -

Comenta