Portada_de_Este_fuego_Puro
Zdravo Marijo, obra de Milos Milosevic

este Fuego Puro

. estamos lejos
. la mar inunda la noche
el horizonte palpita en el agua tocando la oscuridad
una oscuridad lejana, acaeció quizás
un sacrificio
la luna se bebe mi sangre
libre me exalto
de todo lo que me rodea
algo despierta la sangre
la carne es presa de este delirio bestial:
como regresando a pique en el tiempo
cruzo la piel y nos hundo
en los milenios vivos de las células
en la herencia que llevo en el pecho
cuando la materia
despertaba a las aguas viviendo,
es una libertad
que se enciende en la mente
apagada por un largo instante
como un ademán del cuerpo a través de las eras
donde Eterno ya es tiempo de la memoria:
el sonido cae de mi boca
y no distingo mi cuerpo
secreto de aquellas aguas oscuras, pesadas de vida
que arrastro humillado, hincado sobre el asfalto
en mi cuerpo hinchado de venenos,
pero este fuego puro, que me quema
y se desahoga entre las piernas:
te veo
. desnuda divinidad primordial
lujuria bendita, placer animal
el goce que se aprende solo con quien no tiene moral
el orgasmo que se enciende en el delirio
cuando la mente deliberadamente cesa
y el animal es
recordando como algo más antiguo
sigue repitiendo un mensaje de vida

Sevilla, 24 de mayo, media noche

de: Un día común

 

Espacio Narrativo

pateando entre escombros, paredes levantadas a medias, escaleras que acaban en la nada, los suelos llenos de trozos de sueños, historias sin acabar, versos que buscan poemas, y personajes que piden a - Presentación -

Comenta