Foto en blanco y negro, un chorro de agua moja la cara de una estatua de la Virgen María. Creative Commons atribución 4.0
Aliento de Vida (Marco)

Magnificat, Alda Merini

Publicamos la traducción al castellano del Magnificat de Alda Merini, con original en frente, hecha por nuestro nuestro hábil Gabriele, acompañada de una breve nota interpretativa de atrevida originalidad, firmada por el mismo traductor…

Una lectura pagana del Magnificat

El Magníficat de Alda Merini es una obra de rara belleza y calidad poética excepcional, hecha por aquellos sencillos andares de la palabra, que profundamente segura de sí, ya olvidado cualquier abstracta consideración de estilo, libera las palabras de todas ataduras, como si la poesía fuese un improviso, enorme amanecer sobre el horizonte puro del mundo. Su traducción ha sido una extraña y poderosa experiencia. Estoy espiritualmente tan lejos del cristianismo, tanto como para no encontrar una metáfora adecuada para expresarlo. Nada comparto con los seres cristianos más allá de la biología. Siento también rabia histórica por el catolicismo, por haber encadenado el espíritu del pueblo a sus dictámenes; por haber servido con tanto ahínco a los poderosos, justificando la sumisión del pueblo a través de un mensaje que quizás, antes de ser escrito, buscaba su liberación; por como humilló al cuerpo y por como convirtió la sexualidad, origen y base de la existencia humana, en algo retorcido e impuro. Es importante conocer mi posición para evaluar mi traducción del Magníficat de Alda Merini y las palabras que lo acompañan.

Alda Merini se define como cristiana y católica, pero su catolicismo poco encaja con la enseñanza oficial de la iglesia. En sus mismas palabras:

“Me considero católica y profundamente moralista… No sé si creo en Dios, creo en algo que… creo en un Dios cruel que me creó, ¿no es eso ser católico? Porque, ¿Dios no es así? Todos tenemos un Dios, un idolito, pero el Dios específico, propio aquel que creó montañas, ríos y forestas, lo imaginamos solo… Con barba, viejo, un poco malvado, un Dios cruel que creó personas deformes, sin suerte. Creo en la crueldad de Dios. No creo que sean ideas blasfemas, la Iglesia nunca me ha condenado. De hecho, mi «Magníficat» fue elogiado, porque presenté a una Virgen sencilla, como realmente es ella frente a esta maravilla de la Anunciación, que no acepta completamente porque tiene a San José. ”

Magníficat, es el canto que, según el evangelio de Luca, María dirigió a dios cuando visitó su prima Isabel. Es un canto de gratitud para haber sido elegida por dios para parir a Jesús.

Tanto el sentido original del Magníficat de Luca, cuanto las palabras de Alda Merini, son un perfecto punto de partida para expresar mi punto de vista: el Magníficat es una oración a la vida, a la mujer y a lo femenino como principio de creación, con una profunda actitud que solo puedo definir pagana, parecida a la de aquellos primeros conversos que más que a Jesús rezaban a una María asimilada a la Gran Madre, al principio generador de la vida, símbolo de fertilidad, metáfora de la tierra madre dispensadora de mieses.

El texto del Magníficat de Alda Merini está constantemente recorrido por imágenes e ideas que construyen poderosamente una divinidad.

Cuando el cielo besó la tierra nació María” escribe Alda Merini: cuando la lluvia moja la tierra la vida brota, renace, el mundo se hace gallardo con un verdor nuevo. “María es el último aliento del hombre”, es la muerte vista como la vida que cambia forma y sigue las ruedas infinitas de las temporadas. María es el espíritu que convierte al ser humano de bestia a humano, es la prerrogativa que el Génesis reconoce a dios cuando crea Adán. Más “Brotaba en ella luz como si en ella en plena noche viniese de pronto el día” otro eco de la creación.

Aún más explícito son los versos: “… se hacía grande/como una montaña,/y tenía frente a ella/el Sinaí y el Calvario,/y era aún más grande que ellos,/que estas montañas ardientes/más allá de las cuales ella ponía/el gran mensaje de amor/que se llamaba Vida.María es más grande que el Sinaí, es más grande que las leyes y los mandamientos del hombre; María es más grande del Calvario, más grande de la muerte que vence con su mensaje obstinado de vida que pone arriba de ellos. Es quizás uno de los momentos en que la poetisa declara con más fuerza su mensaje de vida y victoria contra la muerte, por ser la vida el renacer continuo de todo.

María estaba hecha solo de Agua”. El agua, el mar de la creación, el origen, el principio y sustento de la vida de todos los seres vivientes, el líquido amniótico de nuestras madres que recuerda constantemente que venimos del agua.

Sobre ella se alternaban todos los equinoccios” como si María fuese la tierra. “Se alzaba las manos, sus dedos se tornaban aves, si movía sus pies llenos de gracia la tierra se hacía manantial.El Magníficat de Alda Merini está repleto de imágenes que aluden a la creación de la naturaleza, al principio engendrador de la vida, que aún se hace más patente en:“Para caminar Dios niño necesita un prado, para caminar Dios necesita el mundo” Otra metáfora de María como Madre Tierra “porque aunque no tenga raíces/María es la sola raíz del mundo”. O aún más explícitamente: “eres la tierra que/surge, la tierra que te adora y te agradece, tú/conoces los movimientos del cielo, la palabra desnuda,/y/tus grandes ojos celestiales son antídotos/contra la muerte.”

Tu gran hombre fue Jesús, tu espiritualidad/ se encarnó en él. Jesús descendió en/ tus entrañas infinitas veces y tú/ lo vestiste con tu llanto secular, con tu llanto que/atraviesa los siglos./” Cada vez que una madre pone al mundo un hijo, es la vida que está tomando forma de ser humano, es el espíritu de María/Vida que se encarna en Jesús, como si el dios fuese María, que tal como la vida atraviesa el tiempo en un continuo morir y nacer de todo.

Era cristiana Alda Merini, cristiano era el marco de su vida espiritual, pero su recorrido como mujer y madre condenada a separarse de sus hijas, su bello amor para la vida, su libertad de pensamiento la llevan, en el Magníficat, a expresar una visión de la vida profundamente “pagana”, donde el dios de verdad, es el principio creador de la vida: un vientre lleno de esperanza, lleno de un ser nuevo que está a punto de nacer.

MAGNIFICAT

Cuando el cielo besó la tierra nació María,
que significa la simple,
la buena, la llena de gracia.
María es el respiro del alma,
es el último aliento del hombre.
María desciende en nosotros,
es como el agua que se extiende
en todos los miembros y los anima,
y de carne inerte que somos
nos convertimos en viva potencia.

Quando il cielo baciò la terra nacque Maria
che vuol dire la semplice,
la buona, la colma di grazia.
Maria è il respiro dell’anima,
è l’ultimo soffio dell’uomo.
Maria discende in noi,
è come l’acqua che si diffonde
in tutte le membra e le anima,
e da carne inerte che siamo noi
diventiamo viva potenza.

Brotaba en ella luz,
como si en ella en plena noche
llegase de pronto el día.
Y estaba tan llena de Su voz
que María a veces se hacía grande
como una montaña,
y tenía frente a ella
el Sinaí y el Calvario,
y era aún más grande que ellos,
que estas montañas ardientes
más allá de las cuales ella ponía
el gran mensaje de amor
que se llamaba Vida.
Y mientras se lavaba
en las fuentes más puras
y sus abluciones
eran castas
porque María estaba hecha
solo de agua.

Germogliava in lei luce
come se in lei in piena notte
venisse improvvisamente il giorno.
Ed era così piena della voce di Lui
che Maria a tratti diventava grande
come una montagna,
e aveva davanti a sé
il Sinai e il Calvario,
ed era ancora più grande di loro,
di queste montagne ardenti
oltre le quali lei poneva
il grande messaggio d’amore
che si chiamava Vita.
E intanto si lavava
nelle fonti più pure
e le sue abluzioni
erano caste
perché Maria era fatta
di sola acqua.

María quiere decir tránsito,
escucha, pies ligeros y veloces,
ala que purifica el tiempo.
María significa algo que vuela
y se pierde en el cielo.

Maria vuol dire transito,
ascolto, piedi lieve e veloce,
ala che purifica il tempo.
Maria vuol dire una cosa che vola
e si perde nel cielo.

Ella era de estatura mediana y extraordinaria
belleza, sus movimientos eran los de una
bailarina ante el sol.
Su virginidad era tan materna que todos los
hijos del mundo hubiesen querido confluir en sus
brazos.
Era aromática como una oración, providente como
una matrona, era silencio, oración y voz.
Y era tan casta y sombra, y era tan sombra
y luz, que sobre ella se alternaban todos los
equinoccios de primavera.

Ella era di media statura e di straordinaria
bellezza, le sue movenze erano quelle di una
danzatrice al cospetto del sole.
La sua verginità era così materna che tutti i
figli del mondo avrebbero voluto confluire nelle
sue braccia.
Era aulente come una preghiera, provvida come
una matrona, era silenzio, preghiera e voce.
Ed era così casta e ombra, ed era così ombra
e luce, che su di lei si alternavano tutti gli
equinozi di primavera.

Si levantaba las manos, sus dedos se tornaban aves,
si movía sus pies llenos de gracia la
tierra se hacía manantial.
Si cantaba, todas las criaturas del mundo
callaban para escuchar su voz.
Pero sabía ser también solemnemente muda.
Sus ojos nacidos para la caridad, exentos de cualquier
cansancio, nunca se cerraban, ni
de día ni de noche, porque no quería perder de
vista a su Dios.

Se alzava le mani le sue dita diventavano uccelli,
se muoveva i suoi piedi pieni di grazia la
terra diventava sorgiva.
Se cantava tutte le creature del mondo facevano
silenzio per udire la sua voce.
Ma sapeva essere anche solennemente muta.
I suoi occhi nati per la carità, esenti da qualsiasi
stanchezza, non si chiudevano mai, né
giorno né notte, perché non voleva perdere di
vista il suo Dio.

Salvad a la madre de Jesús,
ella es morada de ángeles,
ella es morada de la Palabra.
La palabra fiat
ha cortado su vientre en dos:
mitad oscuridad y mitad dolor.

Salvate la madre di Gesù,
ella è dimora degli angeli,
ella è dimora della Parola.
La parola fiat
ha tagliato il suo grembo in due:
metà tenebra e metà dolore.

Salvad el valle del Señor.
Para caminar Dios niño
necesita un prado,
para caminar Dios
necesita el mundo.

Salvate la valle del Signore.
Per camminare Dio bambino
ha bisogno di un prato,
per camminare Dio
ha bisogno del mondo.

Salvad a la madre de Dios,
ella es tierna,
ella es solo una joven,
pero lleva los cuchillos de la sabiduría
en su vientre
para abrir un pasaje al demonio.

Salvate la madre di Dio,
ella è tenera,
ella è solo una fanciulla,
ma tiene i coltelli della sapienza
nel grembo
per aprire un varco al demonio.

Ella lo enfrentará,
la madre de Dios,
la mejor,
lo tomará para siempre,
lo expulsará al infierno.
Ella,
la heroína de todos los tiempos,
la dulce madre de Dios,
la tierna doncella del amor,
ella abrirá paso a la poesía,
ella abrirá paso al sol.
Salvad a la tierna madre de Dios,
a sus pechos inmaduros,
a sus brazos blanquísimos,
a sus manos que acunarán
al Dios verdadero.

Lei lo affronterà,
la madre di Dio,
la migliore,
lo prenderà per sempre
lo caccerà all’inferno.
Lei,
l’eroina di tutti i tempi,
la dolce madre di Dio,
la tenera fanciulla d’amore,
lei aprirà un varco alla poesia,
lei aprirà un varco al sole.
Salvate la tenera madre di Dio,
i suoi seni acerbi,
le sue braccia bianchissime,
le sue mani che culleranno
il Dio vero.

Salvad sus caderas de jade,
sus ojos que parecen estrellas,
su piel que es blanca
como el respiro.

Salvate i suoi fianchi di giada,
i suoi occhi che paiono stelle,
la sua pelle che è bianca
come il respiro.

Fue trasplantado en ella
el árbol y la luz,
el pez de la inmanencia,
el Dios secular,
ambrosía de todas las gentes.
Bendecid a la tierna doncella de Dios
y a su señorío.
Ella será la reina,
la reina de los cielos,
ella se convertirá en el manto secular
que cubrirá de dicha a los humanos.

Fu trapiantato in lei
l’albero e la luce,
il pesce dell’immanenza,
il Dio secolare,
ambrosia di tutte le genti.
Benedite la tenera ancella di Dio
e la sua signoria.
Ella diventerà la regina,
la regina dei cieli,
ella diventerà il manto secolare
che coprirà di gioia gli umani.

Saludad en ella
la puerta de la sonrisa bendita
y la futura omnisciencia:
ella ha previsto todo
porque aunque no tenga raíces
María es la sola raíz del mundo.

Salutate in lei
la porta del sorriso beato
e l’onniscienza futura:
ella ha previsto tutto
perché pur non avendo radici
Maria è la sola radice del mondo.

Te han enseñado el pecado como ley
del demonio y tú no te has enfurecido.
Solo has observado al hombre como una tierra
inundada de errores y le has arrancado las malas hierbas
del deseo, el hambre, la sed, el sueño, el gran
miedo al dolor.
Quien te mira, quien te conoce deja las armas
de la defensa contra el dolor y comprende que solo
tú puedes aniquilarlo con el sentido de la misericordia
de Dios.
Eres la ley divina pero también una cesta
de paz y de fermento, eres la tierra que
surge, la tierra que te adora y te agradece, tú
conoces los movimientos del cielo, la palabra desnuda, y
tus grandes ojos celestiales son antídotos
contra la muerte.
Poder morir en ti es el consuelo del hombre.
Confiarte nuestra alma significa insultar
ese ala que es demonio y que pasta con nuestras
entrañas.

Ti è stato insegnato il peccato come legge
del demonio e tu non ti sei infuriata.
Hai solo guardato l’uomo come una terra
inondata di errori e hai tolto da lui le erbacce
del desiderio, la fame, la sete, il sonno, la grande
paura del dolore.
Chi ti guarda, chi ti conosce depone le armi
della difesa contro il dolore e capisce che solo
tu lo puoi annientare col senso della misericordia
di Dio.
Tu sei la legge divina ma sei anche un canestro
di pace e di fermento, tu sei la terra che
sorge, la terra che ti adora e ti ringrazia, tu
conosci i movimenti del cielo, la parola ignuda, e
i tuoi grandi occhi celesti sono degli antidoti
contro la morte.
Poter morire in te è la consolazione dell’uomo.
Fidarti la nostra anima vuol dire ingiuriare
quell’ala che è demonio e che pasce i nostri
visceri.

Eres hermosa, peregrina de fe, nunca nadie
ha logrado representarte porque eres un
suspiro, y aunque Dios ha querido vestirte con ropajes
de materia, el Espíritu ha guiado tan
alto tu corazón hasta raptarte eternamente en
éxtasis.

Tu sei bella, pellegrina di fede, nessuno è
mai riuscito a rappresentarti perché sei un
sospiro, e anche se Dio ha voluto vestirti di panni
di materia, lo Spirito ha guidato talmente in
alto il tuo cuore da rapirti perennemente in
estasi.

Tu gran hombre fue Jesús, tu espiritualidad
se encarnó en él. Jesús descendió en
tus entrañas infinitas veces y tú
lo vestiste con tu llanto secular, con tu llanto que
atraviesa los siglos.
Los siglos y la historia nunca morirán hasta que
los atraveserás como una espada.

Il tuo grande uomo era Gesù, la tua spiritualità
si è incarnata in lui. Gesù è ridisceso nelle
tue viscere un’infinità di volte e tu l’hai
rivestito del tuo pianto secolare, del tuo pianto che
attraversa i secoli.
I secoli e la storia non moriranno mai finché
tu li attraverserai come una spada.

Eres la pobreza y la riqueza, el sueño y la
contradicción, la voluntad de Dios y la voluntad
del hombre, a quien educas a la contemplación.
El dolor es tu morada, es la morada del mundo,
y sin embargo, eres la reina de los ángeles, la reina
nuestra, la reina de todos los tiempos.

Sei la povertà e la ricchezza, il sogno e la
contraddizione, la volontà di Dio e la volontà
dell’uomo, che tu educhi alla contemplazione.
Il dolore è la tua casa, è la casa del mondo,
eppure tu sei la regina degli angeli, la regina
nostra, la regina di tutti i tempi.

María,
hay vientos
que arden y gimen en nosotros,
y dividen nuestras íntimas partes
en muchos flagelos
y nos rompen los huesos
y son las tentaciones,
los proyectos equivocados,
las huellas indisciplinadas,
los féretros de los muertos
que según nosotros no tienen resurección.

Maria,
ci sono dei venti
che ardono e gemono in noi,
e dividono le nostre intime parti
in tanti flagelli
e ci rompono le ossa
e sono le tentazioni,
i progetti sbagliati,
le orme indisciplinate,
i feretri dei morti
che secondo noi non hanno resurrezio

Cuán pretencioso es el hombre
que piensa que el invierno congela todo
y no espera en la primavera.
El hombre bebe su propio odio
como un buen vino,
y cuanto más odia más se siente ebrio,
y cuanto más se siente ebrio
más abandona
las orillas de tu juventud.

Quanto è immodesto l’uomo
che pensa che l’inverno congeli tutto
e non spera nella primavera.
L’uomo beve il proprio odio
come un buon vino,
e più odia e più si sente ebbro,
e più si sente ebbro
e più abbandona
le rive della tua giovinezza.

Jesús es una llama de amor,
él purificará el mundo,
quemará las escorias del dolor,
pero para hacer esto, hijo,
hemos sufrido en un madero desnudo,
sin vestiduras,
atravesados por miserables espadas.
Tu dolor es de carne,
el mío es un dolor del alma.
Mi alma grita, Jesús,
mis carnes sufren.
Devolvedme los restos de mi niño.
Que nunca lo hubiese visto correr por los prados,
que nunca lo hubiese escuchado gritar de alegría,
que nunca me hubiese encontrado con su rostro
tan beato,
para hacerme beata entre las gentes.

Gesù è una fiamma d’amore,
lui purificherà il mondo,
brucerà le scorie del dolore,
ma per fare questo, figlio,
abbiamo patito sopra un legno ignudo
senza vesti
trafitti da misere spade.
Il tuo è un dolore di carne,
il mio è un dolore dell’anima.
La mia anima urla, Gesù,
le mie carni soffrono.
Ridatemi le spoglie del mio bambino.
Non l’avessi mai visto correre per i prati,
non l’avessi mai sentito gridare dalla gioia,
non avessi mai incontrato il suo volto
così beato,
da rendermi beata tra le genti.

Mis rodillas,
avídas de andanzas
fueron generadas
por tu gracia.
Tuve que descansar
a los pies de la montaña
sin nunca ascenderla,
pero te agradezco
por destinarme a servir.
No para ser
una poderosa reina,
sino una humilde sierva.
Tú me concediste
la contemplación.
He contemplado Tu Sabiduría,
he contemplado Tu Creación.
He visto de cerca
cómo me creaste
y cómo me bendijiste.
He aprendido todo de Ti,
como toda mujer terrenal
sabe todo del hombre que ama.
Ella lo conoce desde su infancia,
lo anhela en sus destinos,
lo encierra en sus delirios.
Así es la mujer que ama.
Pero Tú,
que no tenías principio,
me has hundido
en la carne angelical
donde no se nace
y no se muere
sino con su resurrección
y su grito.
Yo, María,
soy tu grito, o Señor.
Con tu grito mariano
Tú has revolucionado las gentes,
con los velos de mi castidad
has puesto pudor
donde había vicio y odio.

Le mie ginocchia
avide di molto cammino
sono state generate
dalla tua grazia.
Ho dovuto riposare
ai piedi della montagna
senza mai sormontarla
ma Ti ringrazio
per avermi destinata a servire.
Non ad essere
una regina potente
ma un’umile serva.
Tu mi hai concesso
la contemplazione.
Ho contemplato la Tua Sapienza,
ho contemplato la Tua Creazione.
Ho visto da vicino
come Tu mi hai creata
e come Tu mi hai benedetta.
Ho saputo tutto di Te,
come ogni donna terrena
sa tutto dell’uomo che ama.
Ella lo conosce dalla sua infanzia,
lo brama nei suoi destini,
lo imprigiona nei suoi deliri.
Così è la donna che ama.
Ma Tu,
che non avevi principio,
mi hai sprofondata
nella carne angelica
dove non si nasce
e non si muore
se non con la sua resurrezione
e il suo grido.
Io, Maria,
sono il tuo grido, o Signore.
Col tuo grido mariano
Tu hai sconvolto le genti,
con i veli della mia castità
hai messo pudore
dove c’era vizio e odio.

Espacio Narrativo

pateando entre escombros, paredes levantadas a medias, escaleras que acaban en la nada, los suelos llenos de trozos de sueños, historias sin acabar, versos que buscan poemas, y personajes que piden a - Presentación -

Comenta