Foto Blanco y Negro Sibilla Aleramo en 1912 Público Dominio
Sibill Aleramo en 1912 (Público Dominio)

Sibilla Aleramo, una selección de poemas

Te ofrecemos hoy una selección de poemas de Sibilla Aleramo (1876-1960), traducidos por Gabriele Burchielli, con texto original en frente. Buena lectura

Breve introducción a la poesía de Sibilla Aleramo

De Sibilla Aleramo impresiona la lucidez de la expresión, la palabra esencial y directa, que ilumina de golpe los recodos oscuros del alma humana, reflejando una claridad de emoción y pensamiento que asombra, sobre todo cuando se conoce un poco su vida. Claridad y esencialidad, son cualidades propias de los caracteres atrevidos: como poetisa Sibilla Aleramo muestra una seguridad vibrante, una audacia llena de gracia, y el pleno dominio del medio expresivo.

Sincera, viva como un arroyo que corre hacia el mar, Sibilla explora registros y tonalidades del italiano con sabiduría y naturalidad. Siempre elige para sus poemas la métrica irregular. A través del verso libre crea ritmos de una variedad extrema. A veces su andar poético es cortado, rápido, una sucesión de versos que no se conectan, otra la poetisa se abandona a una andar sinuoso, mordido, casi pausado.

Fresca, nueva, la voz de Sibilla Aleramo ha sido una de las voces más bellas del noveciento italiano, que supo mantenerse fiel a si misma, sin desviar por los caminos que, en aquellos años, recorrían los poetas más afamados del panorama italiano. Redescubierta por el movimiento feminista, a menudo su obra se interpreta siempre y solo en función de su ser mujer, pero la experiencia humana y poética de Sibilla Aleramo trasciende estos los límites. Para Sibilla Aleramo no existe separación posible entre vida y arte, el centro de la experiencia humana y literaria es el yo, la escritora: su obra refleja en palabras toda la complejidad intelectual y emocional de una vida vivida con fervor, que a pesar de los golpes del destino, nunca se rindió, renunciando a la búsqueda de aquella felicidad que rara vez pudo alcanzar.

Si estamos convencidos de una diferenciación espiritual profunda entre el hombre y la mujer, debemos convencernos de que implica una diversidad expresiva profunda… El mundo femenino de la intuición, este contacto más rápido del espíritu humano con lo universal, si la mujer llegará a expresarlo, será, sin duda, con movimientos nuevos, con ráfagas, con estremecimientos, con pausas, con transiciones, con vórtices desconocidos para la poesía masculina.

Sibilla Aleramo

Selección de Poemas de Sibilla Aleramo

Soy tan buena – Son tanto brava

Soy tan buena a lo largo del día
Entiendo, acepto, no lloro.
Casi aprendo a tener orgullo
casi como si fuese un hombre.
Pero, al primer escalofrío morado del cielo
todos los diurnos apoyos desvanecen
Tú me suspiras desde lejos:
– ¡Tarde, tarde dulce y mía! –
Me parece tener entre los dedos
el cansancio de toda la tierra.
No soy nada más que mirada,
mirada perdida, y venas.

Son tanto brava lungo il giorno.
Comprendo, accetto, non piango.
Quasi imparo ad aver orgoglio
quasi fossi un uomo.
Ma, al primo brivido di viola in cielo
ogni diurno sostegno dispare.
Tu mi sospiri lontano:
– Sera, sera dolce e mia! –
Sembrami d’aver fra le dita la
stanchezza di tutta la terra.
Non son più che sguardo,
sguardo sperduto, e vene.

Ritmo – Ritmo

Adolescencia reencontrada,
alegría del color,
ojos verdes de sol en el lecho,
inmenso turquesa astillado de las olas,
“rubitud” como rizos y riscos,
“roséa” alegría de tejados,
color, ritmo,
como una blanconegra golondrina
el alma te surca.

Ritrovata adolescenza,
gioia del colore,
occhi verdi di sole sul greto,
scheggiato turchese immenso de l’onde,
biondezza di cirri e di rupi,
rosea gioia di tetti,
colore, ritmo,
come una bianconera rondine
l’anima ti solca.

Rosas pisoteaba – Rose calpestava

Rosas pisoteaba en su delirio
y el cuerpo blanco que amaba.
Con cada moretón más me postraba,
oh inútil sollozo de criatura.
Rosas pisoteaba,
caía el puño,
y locamente escupía
en la frente que adoraba.
Feroz era su mal,
y más que todo mi martirio.
Pero, ahora que he escapado,
que yo muera,
muera yo de su mismo mal.

Rose calpestava nel suo delirio
e il corpo bianco che amava.
Ad ogni lividura più mi prostravo,
oh singhiozzo invano di creatura.
Rose calpestava,
s’abbatteva il pugno
e folle lo sputo
sulla fronte che adorava.
Feroce il suo male
più di tutto il mio martirio.
Ma, or che son fuggita,
ch’io muoia,
muoia del suo male.

Desnuda al sol – Nuda nel Sole

Desnuda al sol
para ti que pintas inmóvil quedo,
el pecho solamente ritmando
la vida gallarda del corazón.
Como un cielo por el amanecer suave
es para ti esta forma mía brillante,
un prado un agua un solitario florecer de pétalos,
racimos de vid en fiesta.
Y adoras, y con fervor tus dulces dedos
guías sobre la tela.
Desnuda al sol y quieta,
fragmento de la naturaleza,
te miro suplicante y obrante.
Por ti invadida, por ti reabsorbida,
eres tú quien me diviniza
o mi divinidad es quien te crea,
¿artista, arte, espíritu?
En silencio el pecho respira.

Nuda nel sole
per te che dipingi sto immobile,
il seno soltanto ritmandola
vita gagliarda del cuore.
Come un cielo soave d’aurora
è per te questa mia forma lucente,
un prato un’acqua una solitaria fiorita di petali,
tralci di vigna in festività.
E adori, e fervente le dolci dita
su la tela conduci.
Nuda nel sole ed immobile,
frammento di natura,
ti miro orante ed oprante.
Da te invasa da te riassorbita,
sei tu che mi divinizzi
o la mia divinità è che ti crea,
artista, arte, spirito?
Tacitamente il seno respira.

Tantos y tantos años – Tanti e tanti anni

Es agosto, es mediodía, altos prados alrededor,
yo cumplo tantos años y tantos, y desde lejos
¡ea! tú me escribes con querida mano, escribes
que soy demasiado joven y errante e inquieta,
tú mi bien secreto, tú que no eres mío,
tú alto por encima de todo, alto amor,
y desde lejos tu sonrisa de caridad dulce
vida y muerte igualmente me ilumina,
llenas y preciosas de llanto y gloria.

E’ Agosto, è meriggio, alti prati intorno,
io compio tanti anni e tanti,
e da lungi ecco tu mi scrivi con la cara mano, scrivi
che troppo io son giovine e zingara e inquieta,
tu mio bene segreto, tu che mio non sei,
tu alto sovra quanto mai, alto amore,
e da lungi il tuo sorriso di carità dolce
vita e morte ugualmente m’illumina,
colme e preziose di pianto e gloria.

Miro mis ojos – Guardo gli miei occhi

Miro mis ojos huecos de sombra
y los surcos finos sobre mis sienes,
miro, ¿eres tú, mi pobre rostro cansado,
tan largamente golpeado por el tiempo?
Me pesa la sombra de un sueño oculto.
¡Ah, que una última flor se exprese en mí!
Como una piedra opaca
no quiero morir envuelta en oscuridad,
sino de repente, desde la raíz honda,
elevar un canto a mi último atardecer.

Guardo i miei occhi cavi d’ombra
e i solchi sottili sulle mie tempie,
guardo, e sei tu, mio povero stanco volto,
così a lungo battuto dal tempo?
Mi grava l’ombra d’un occulto sogno.
Ah, che un ultimo fiore in me s’esprima!
Come un’opaca pietra
non voglio morire fasciata di tenebra,
ma d’un tratto, dalla radice fonda,
alzare un canto alla ultima mia sera.

Silencio y calidez – Silenzio e tepore

Hay silencio y calidez
en esta recóndita habitación donde te espero,
y una purpúrea rosa,
ya cansada, al borde de languidecer,
también ella ansiosa de tu mirada morena,
tan tierna es la hora
que me transformo en silenciosa gracia,
mansa rosa,
calor en tus párpados, caricia de sombra.

C’è silenzio, e tepore
in questa romita stanza ov’io ti attendo,
e una purpurea rosa,
già stanca, sul ciglio di languire,
anch’essa ansiosa del tuo bruno sguardo,
così tenera è l’ora
ch’io mi trasmuto in taciturna grazia,
mite rosa,
tepore sulle tue palpebre, carezza d’ombra.

También estas horas

Pasarán estas horas de agonía
como pasaron las mil de alegría.
Oh flor que solo hubiese deseado besar,
oh pecho dulce donde festiva imploraba la muerte,
pero estas horas que vivo de tormento
son aún más generosas
que las otras gritando felicidad.
Me inclino hacia ti, a quien he golpeado,
desde lejos me inclino
más palpitante que cuando reíamos desnudos al sol,
la frente más ardiente, insaciable.
Regalo de angustia gimiente
que pero también se disolverá,
largo de fiebre anhelo hacia tu pena…
¡Todos mis cabellos para adormecerte desde lejos!

Passeran quest’ore di spasimo
come passarono le mille di gioia.
O fiore che avrei voluto soltanto baciare,
o petto dolce dove imploravo festosamente la morte,
ma quest’ore che vivo di strazio
son più generose ancora
dell’altre gridanti felicità.
Mi tendo a te che ho colpito,
da lontano mi tendo
più pulsante di quando ridevamo nudi nel sole,
la fronte più affocata, insaziata.
Dono d’angoscia gemente
che pur anche si dissolverà,
lungo di febbre ansito verso la tua pena….
Tutti i miei capelli per addormirti da lungi!

Claridad nocturna

Claridad nocturna, vuelo de horas blancas, cielo distentido,
tiendo mi mano que os abraza y os ofrezco, os ofrezco.
Que alguien nos vea. No a mí, sino a mi mano que os sostiene,
horas susurrantes, gran sereno, playa de astros.

Chiarità notturna, volo d’ore bianche, disteso cielo,
tendo la mia mano che vi stringe, e v’offro, v’offro.
Ci veda qualcuno. Non me, ma sola la mia mano che vi tiene,
ore fruscianti, grande sereno, spiaggia d’astri.

Gabi

Mis pensamientos son como humo, se van al mínimo movimiento de aire. Voluble, como la mar cambio de rumbo cada seis horas, mis sentimientos se manifiestan de pronto y sin engaño. Vivo perdidamente... - Autobiografía -

Comenta